¿Conoces la aplicación E-Glance? Te va a alucinar…

0
27

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid, trabajan en e-Glance, un mapa virtual de recintos para mejorar la autonomía de las personas invidentes.
¿Qué es e-Glance?
e-Glance es uno de los últimos proyectos de realidad virtual que pone a disposición de las personas invidentes mapas virtuales de recintos interiores con interfaces del entorno. e-Glance tiene como objetivo proporcionar a las personas invidentes mayor autonomía y destreza, y da un paso más allá del alcance inmediato del bastón o el oído.
«La tecnología e-Glance pretende facilitar el día a día de las personas ciegas en el ámbito laboral y evitar su expulsión del mercado. Es extensible, además, a otros entornos como hoteles, centros comerciales, estaciones de tren…», explica Antonio Cobo, investigador de la UPM que participa en el desarrollo de esta tecnología.

¿Cómo funciona E-Glance?
Trabaja mediante una tiflotecnología (tecnología cuyo uso está adaptado a las personas con discapacidad visual) controlada a través de la pantalla de un smartphone, e-Glance presenta una interfaz cognitiva que proporciona a las personas ciegas dirigir su atención y otra interfaz sensitiva que les informa de los obstáculos. A través de vibraciones y sonidos en el teléfono inteligente, con el fin de mejorar su percepción y su orientación y, con ello, facilitar su adaptación al lugar de trabajo así como su integración laboral.
«Hemos analizado las diferencias entre las personas ciegas que exploran un entorno virtual haciendo uso de dicha interfaz cognitiva (interfaz a distancia) y las que lo hacen con una interfaz de proximidad; así mismo, para la interfaz sensitiva, hemos probado diferentes combinaciones de voz, gestos, sonidos, y vibración», señala Cobo.
«Con la interfaz cognitiva a distancia se detecta un porcentaje más elevado de los obstáculos presentes en la sala; pero quizá lo más llamativo es el incremento en la eficiencia. En primer lugar, el tiempo necesario para detectar los obstáculos por primera vez se reduce más de la mitad (un 53%) y, en segundo lugar, el tiempo total empleado en explorar la sala disminuye un 38%», concluye.